Reseña de Dolor y gloria | Análisis y opinión con spoilers

Dolor y gloria es la vigésimo primera película de Pedro Almodóvar y la dirige a sus 69 años tras una carrera de lo más prolífica, ya que desde el año 1978 su trabajo ha sido casi ininterrumpido.

Título original: Dolor y gloria
Año: 2019
Duración: 108 min.
País: España España
Dirección: Pedro Almodóvar
Guión: Pedro Almodóvar

No soy un gran fan del cine de Almodóvar, pero reconozco su talento y admiro su obra. Tiene películas que me gustan, otras que no, otras que me dejan indiferente y otras que no he visto. De las que he visto esta última, Dolor y gloria, es la que más me ha llegado.

Antes me seducía mucho la idea de puntuar cada una de las películas que había visto y veía. Esto lo llevaba a cabo en Filmafinity, una web en la que muchas veces me apoyo para decidir qué película quiero ver. Pero desde un tiempo a esta parte, creo que el hecho de puntuar una película carece de sentido. Sobre todo porque nunca somos los mismos. Un día nuestra percepción del mundo puede ser muy distinta del día anterior o del siguiente, porque somos seres humanos y somos esclavos de nuestros pensamientos, nuestras emociones y del hecho de existir dentro de un soporte físico que sufre innumerables variaciones en cada momento. De tal modo que en función de cómo seamos en el preciso instante en el que estamos disfrutando de una obra, en este caso de una película, lo que nos transmite ese trabajo puede ser muy distinto de lo que nos transmitirá un día, una semana o un año después.

Digo todo esto porque el otro día, mientras veía la película me sentía muy bien, algo cansado, pero animado, era viernes por la tarde y tenía todo el fin de semana por delante y además estaba junto a la persona que amo, de manera que la situación era muy agradable. Para mí, como ya he comentado, es importante señalar este hecho para empezar a explicar cuál ha sido mi impresión de esta película.

Hipnosis

La película me atrapó desde los títulos de crédito hasta el final. Mi atención permaneció posada sobre lo que ocurría en la pantalla sin interrupciones. Y la historia me interesó desde muchos puntos de vista diferentes y no me defraudó en ningún momento. Quizás el hecho de ir sin expectativas fue lo que me hizo zambullirme sin pensar en si ocurriría esto o aquello. Ultimamente trato de acudir al cine siempre en este estado, no esperar nada de la película que voy a ver, sinceramente creo que es la mejor manera de disfrutar del séptimo arte.

En una entrevista había escuchado decir que esta película era una obra autobiográfica del propio Pedro Almodóvsar, aunque en otros medios había leído que no era así, sino que su propia vida le había servido de referencia y había pinceladas aquí y allá de la misma. ¿Acaso no ocurre esto en la obra de cualquier artista? Pienso que el autor que diga que no hay nada de él o de ella en su obra o miente o su obra está vacía de todo interés artístico. Por eso no creo en el arte creado por inteligencias artificiales, aunque ese es otro interesante debate del que podemos hablar en otra ocasión. De todas maneras, para el que esté interesado, aquí le dejo un interesante Podcast sobre el asunto.

Antonio Banderas interpretando a Pedro Almodovar

Tengo que confesar que el hecho de que hubiera más de la vida de Pedro Almodóvar en esta película que en las anteriores, o al menos que a priori fuese más evidente, me suscitaba una enorme curiosidad y puede que fuera esta la razón por la que mi atención fue tan firme. Pero os puedo asegurar que si la película no me hubiese parecido buena o la historia no me hubiera dicho nada no habría sido así.

Dolor

Como bien anuncia el título de la película el dolor es el pilar sobre el que se construye esta película, más aún que la gloria, que bajo mi punto de vista no tiene tanta importancia en lo que cuenta la historia y, aunque influya en el rumbo de los acontecimientos, no es tan determinante como el dolor.

El dolor del que se habla es tanto físico como emocional. Y el personaje lidia con ambos de una manera tan entrelazada, que se podría decir que el uno nace del otro y viceversa. Es un oscuro bucle en el que el protagonista entra poco a poco pero del que le es muy difícil salir. De modo que cuando hable de dolor en este artículo me referiré al ente que surge de la unión del dolor físico con el dolor emocional. Evidentemente cada uno de ellos es un intrincado y complejo nudo compuesto de todo tipo de dolencias, cada una con su propio mundo interior y características bien diferenciadas.

El personaje se mueve por la película lleno de dolor, durante gran parte del metraje podríamos decir que se arrastra, aunque hacia adelante, en un intento de seguir avanzando en una vida que, a pesar de ser cruel y dolorosa, merece la pena ser vivida. Es por esto una película repleta de optimismo, una película que reclama más esperanza y más ganas de vivir. Veremos como a través del protagonista el autor trata desesperadamente de decirnos que hay muchas cosas en la vida que merecen una lucha, por dolorosa que esta sea. Y de entre todas las posibilidades que esta enrevesada vida nos da, la creatividad es una de las que más importancia tiene desde el punto de vista del autor. Comparto esta idea y la entiendo perfectamente.

Creo que es muy complicado hablar de la esperanza a través de un personaje devastado que entra y sale de la depresión una y otra vez, como un salmón lo hace en el agua mientras remonta el río. Almodóvar lo hace de forma magistral contando una historia serena y profunda. Desde la oscuridad nos cuenta una historia de luz y utiliza para esto una interesantísima red de personajes que surgen y se desvanecen en el momento justo para contarnos con verdadera delicadeza cuales son las herramientas que la vida tiene que ofrecer al protagonista para salir del agujero.

Antonio Banderas y Leonardo Sbaraglia

Cada aparición, cada personaje secundario es clave para la evolución del protagonista a quien además, vamos conociendo, a través de su pasado. Aunque ese pasado es más bien el recuerdo que él tiene del mismo y no el pasado tal cual fue y eso convierte a esta película en una obra realmente interesante. Contar el pasado desde el filtro de los recuerdos de un personaje y no de forma objetiva le da un toque especial y le hace al espectador entender muchas cosas que de no ser así podrían ser más confusas.

Antonio Banderas

Imagino que no seré el único que tiene o ha tenido problemas con las interpretaciones de este actor a lo largo de su carrera. Un actor pocas veces creíble que sobreactúa la mayoría de las veces y que ha interpretado papeles quizás no muy acertados. Pero no estoy aquí para empezar a criticar sus trabajos anteriores, estoy aquí para alabar su labor en esta película.

Dolor y gloria es una película que descansa sobre los hombros del protagonista, Salvador Mayo, interpretado por un Antonio Banderas que se ha metido tanto en el personaje que me ha agarrado por la solapa y me ha arrastrado al interior de su mundo sin soltarme ni un momento. La verdad es que creo que esto no me había pasado antes con él y ha sido más que agradable encontrarme al fin con una relación así entre actor y espectador. Como todo, esto no es más que mi percepción de su trabajo y mi opinión al respecto. Habrá quien tenga sensaciones muy diferentes, pero personalmente disfruté muchísimo de su actuación y empaticé con el personaje como pocas veces me había ocurrido con este actor, por no decir ninguna.

Un punto importante a tener en cuenta es que Antonio Banderas y Pedro Almodóvar son ya viejos conocidos y comparten además una relación de amistad. Por lo que se conocen bien el uno al otro. Esto le ha venido muy bien al director para entenderse con el actor a la hora de dirigirle, pero sobre todo le ha venido bien al protagonista para meterse en la piel de su personaje, a quien conoce bien. En algunos momentos incluso se le escapan maneras y gestos que no sé si consciente o inconscientemente, llegan casi a producir la imitación del propio Almodóvar.

Antonio Banderas en Dolor y gloria

Interpreta a la perfección las emociones contenidas, no es explícito ni rimbombante en sus formas de expresar lo que lleva dentro y a pesar de ser muchas veces tan sutil resulta tremendamente profundo en lo que nos transmite. Insisto una vez más en que me ha encantado descubrir al personaje, mitad autobiográfico mitad ficción, a través de esta interpretación tan madura y acertada.

Desde aquí, mi humilde y solitario rincón en el ciberespacio: enhorabuena Antonio, me has emocionado.

Emoción

Dolor y gloria no es una película que deje frío a nadie, al menos así lo creo. Es una película que tiene muchas cosas que decir, y lo hace desde las entrañas y de manera contenida. Como bien le dice el protagonista a uno de los personajes, no es mejor actor el que llora con más facilidad, sino el que sabe contener el llanto. Se me ocurre ahora, mientras repaso la película en mi mente, que puede haber quien diga que el protagonista es inexpresivo y que no transmite nada, no sé si existen críticas en este sentido o no, pero creo que pueden confundirse o malinterpretarse las formas en las que los protagonistas muestran a sus personajes. Personalmente pienso que en la película podemos experimentar y sentir emociones de lo más intensas, pero no producidas por interpretaciones hilarantes o tremendamente expresivas, sino desde actitudes sosegadas y muy introvertidas. Ese tono me ha emocionado y creo que ha sido todo un acierto. Es más, la película aún resuena en mi interior y es la primera vez en mi vida que me gustaría volver al cine a repetir una película de Almodóvar.

Antonio banderas pedro almodovar dolor y gloria

Y es precisamente esa emoción, que colma la película, lo que me ha hecho amarla tanto e impulsarme a escribir esta reseña. No quiero ser desmedido o demasiado apasionado y no me voy a ir al extremo del fanatismo, pero sinceramente creo que es una película de Almodóvar que todo el mundo debería ver. Para mí, una de las mejores sino la mejor. Si te gusta el cine verdadero y con poso, esta es tu película.

Reparto

El reparto de actores es muy acertado y todos, con una excepción, bordan el papel, componiendo así una cinta de lo más redonda. Con la excepción me refiero a la siempre repetitiva y poco creíble Penélope Cruz, quien últimamente interpreta una y otra vez al mismo personaje de la España profunda que ya hemos visto tantas veces sea la película que sea. Personalmente me cansa y me sobra, pero parece ser que queda bien en pantalla y que además vende mucho, por lo que tener a esta actriz en una película promete retorno en la inversión.

El resto del reparto, como digo, hace un trabajo brillante. Me gustaría destacar, sobre todo, la interpretación que hace Leonardo Sbaraglia del primer amor del protagonista. Para mí una de las escenas más potentes de toda la película es el encuentro entre ambos, en la que la intensidad y la emoción son las protagonistas.

Julieta Serrano, quien interpreta a la madre del protagonista en el presente está tremenda. Es entrañable, adorable, certera, creíble y muy, muy natural. Además el dúo Julieta Banderas funciona muy bien.

niño dolor y gloria almodovar

En el pasado, el protagonista en su infancia es interpretado por Asier Flores, un monstruo de la interpretación que se come la pantalla haciendo gala de una naturalidad propia de un actor muy experimentado. Este niño promete mucho en el mundo del cine, realmente me dejó impresionado.

Y en general, el resto de actores y actrices hacen un gran trabajo componiendo así una gran obra que recomiendo a todos los amantes del buen cine.

Conclusión

La experiencia, la madurez, y puede que el hecho de hablar de sí mismo, han convertido a Pedro Almodóvar en un director de referencia con Dolor y gloria. Es una película que se posa con mucho cariño en la memoria y, como digo, me deja con ganas de volverla a ver. No le encuentro ningún pero, el ritmo es el adecuado, y aprovecho aquí para levantar la voz ante toda esa gente que últimamente confunden que una película sea lenta con que sea mala o aburrida. Ahora parece que todo tenga que ser frenético y que para que una película entretenga sean necesarios treinta planos por minuto. No estoy nada de acuerdo con esas voces y reclamo películas templadas que sepan mantener un plano sin que le tiemble el pulso al productor.

Es una de esas películas que uno desea encontrarse en el cine más a menudo.

Me encantaría conocer vuestras impresiones después de ver la película.

Un saludo a todos y gracias por leer este análisis.

Fuente de todas las imágenes

4 Comentarios

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Hasta los actores de reparto me parecen que hacen un papel brillante. Gracias Pedro Almodóvar por hacer “sentir” cómo pocos directores lo hacen.

  2. Coincido en la generalidad y en la conclusión pero las diferencias van más por lo que he visto de este equipo desde los ochentas, así que ni caso discutir. Más bien quisiera decir que el plano final no me gustó por obvio, como hecho para tontos. Creo que pudo haber sido menos directo y como hicieran en “The shining” (1980) o “Citizen Kane” (1941), exigir que cada persona espectadora concluya por sí misma o por lo menos debata con otras personas. Humilde parecer pero insisto en que la película como un todo sí me gustó.

    • Muy interesante tu reflexión acerca del plano final. Y tienes razón en que nos están acostumbrando a que las películas sean para tontos, y en cuanto surge la más mínima duda van corriendo a resolverla con planos obvios o incluso con flashbacks, como en “El sexto sentido” o incluso en mi querida “La llegada”, pero así está la cosa. De todas maneras no creo que Almodóvar sea el director más indicado para romper estas modas, sí sería de esperar en Villeneuve, creo yo. Muchas gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

Responder a Gemma Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.